INGREDIENTES:

• 500g zapallo
• 1 cebolla
• 3 dientes de ajo
• 200g de champiñones
• 600g de espinacas
• 8 placas de lasaña ya precocidad
• 200g de tomate frito
•500g de tomate triturado
• 150g de queso mozzarella
•Sal pimienta y orégano
• Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

1.- Picamos la cebolla, el zapallo, los dientes de ajo y laminamos los champiñones. Estos últimos que queden en trocitos más grande
2.- Sofreímos la verdura. Para ello, en sartén con un chorrito de aceite de oliva a fuego suave, añadimos primero el zapallo. Echamos una pizquita de sal y pimienta y cocinamos a fuego suave 5 minutitos. Pasado el tiempo, repetimos todo el proceso con la cebolla. Pizquita de sal y pimienta y 5 minutos más mientras cocinamos 5 minutos. Finalmente repetimos todo el proceso con los champiñones.
3.- Mientras se cocina puedes cocer las espinacas. En abundante agua hirviendo añadimos un puñadito de sal. Después las espinacas, por tandas y cocemos un par de minutos. Pasado el tiempo, retiramos del agua y las ponemos en agua a temperatura ambiente. Para cortar la cocción y se mantengan verdes
4.- Hecho esto, en algún molde que tengamos por casa, montamos la lasaña. La vamos a hacer con mucho más relleno que pasta de lasaña. Así que en el fondo ponemos unas cucharadas de tomate frito, para que no se pegue y lo extendemos bien. Encima colocamos una placa de lasaña por persona. Luego ponemos la mezcla de verduras y champiñones del principio y extendemos bien por toda la superficie. Después ponemos unas hojas de espinacas cocidas. Luego tomate triturado (no frito) que dará cremosidad y sabor a toda la lasaña y encima espolvoreamos con queso rallado. Tapamos con otra placa de lasaña y ya tenemos montado el primer piso de nuestra la lasaña de verduras
5.- Repetir el paso anterior hasta haber completado tres pisos
6.- Hecho todo esto, tapamos la lasaña con unas cucharadas de tomate frito que, es más denso que el triturado y lo necesitaremos para que las placas de lasaña no se quemen en el horno y queden duritas. Así que con la ayuda de una cuchara, extendemos una fina capita de tomate frito por toda la superficie. Finalmente encima espolvoreamos orégano seco y un poco más de queso.
7.- Metemos en el horno, previamente calentado a 180ºC. Dejamos cocinar 20 minutos.