Ingredientes:

• 1 pierna de cerdo
• 3 cebolla blanca
• 2 pimientos morrones
• 2 cucharadas de mostaza
• 4 hojas de laurel
• 4 ramas de tomillo
• 5 latas de cerveza
• 200 mililitros de salsa soya
 

Preparación

Retira los excesos de grasa que contenga la pierna de cerdo, posterior a esto vamos a amarrarla con una pita o hilo de cocina para darle forma durante la cocción.
Para realizar el marinado tritura en la licuadora los pimientos sin semillas, la cebolla blanca y una cerveza. Procesa muy bien los ingredientes.
Coloca el marinado a la pierna con el resto de las cervezas.
Añade la mostaza, el ajo y la salsa soya por encima de la pierna y esparce bien, finalmente coloca el tomillo y laurel por encima.
Tapa la pierna y deja marinando durante 24 horas en la nevera o refrigerador. De esta manera, el marinado va a penetrar mejor en la carne.
El día de la preparación, lleva una sartén a fuego medio y añade una cucharadita de aceite de girasol.
Sella la pierna de cerdo marinada. Para ello, cocínala hasta que se dore toda la superficie de la carne, añade sal antes de sellar.
Una vez sellada la pata de cerdo,  fuente o bandeja resistente al calor, baña la carne nuevamente con el marinado.
Cubre con papel de aluminio para que la carne de cerdo no quede seca y precalienta el horno a 250 ºC.
Una vez caliente, coloca la pierna de cerdo al horno y cocina el tiempo que sea necesario.
Una vez transcurra el tiempo necesario, retira con mucho cuidado el papel de aluminio y ponle un poco de salsa soya.
A continuación, lleva nuevamente la pierna al horno durante unos 10-15 minutos más aproximadamente, o hasta que se termine de dorar.
Retira la cuerda con la que ataste la carne. Si quieres, puedes hacer una salsa con el líquido que sobró del marinado, simplemente, pasándolo por el colador y desechando los restos.
Con la ayuda de un cuchillo, corta tajadas no muy gruesas de la pierna de cerdo al horno jugosa y sirve con una ensalada o la guarnición de tu preferencia.